lunes, 10 de octubre de 2016

Manatí en la Guerra de los Diez Años

Joaquín de Agüero y Agüero. Foto: Ecured
El 4 de julio de 1851, Joaquín de Agüero y Agüero dirigió un alzamiento en la Jurisdicción de Camagüey. La declaración de independencia se firmó en la Hacienda de San Francisco de Jucaral. Los sublevados se organizaron en tres brigadas y se pusieron en marcha hacia El Potosí, en la hacienda Sabanita del Pontón, perteneciente a Manuel Francisco de Agüero. Llegaron a ese sitio el 6 de julio de 1851. Reunidos allí decidieron tomar Las Tunas como primera acción de guerra, pues esta ciudad ocupaba una posición estratégica entre el Oriente y Camagüey.

Sin embargo, el factor sorpresa falló y en medio de la confusión, los cubanos combatieron entre sí. Luego de la dispersión, 23 de ellos se reunieron nuevamente en Ventorrillo y optaron or retirarse ante la carencia de pertrechos para comnbatir. Así, decideron tomar rumbo norte hacia la finca San pablo y luego hacia la finca San Carlos de Melilla, la cual estaba situada en lo que es hoy Manatí y cuyo propietario fue también Manuel Francisco de Agüero. Aunque esta finca estaba situada en un lugar aislado, los patriotas fueron delatados por un traidor y sorprendidos por tropas españolas.
De esta manera, se produciía, el 13 de julio de 1851, el primer combate entre patriotas cubanos y el ejército colonial español en tierras del actual municipio de Manatí. La tropa de Joaquín de Agüero y Agüero se enfrentó a 150 soldados españoles, bien armandos y entrenados. En desigual combate, la sangre de cinco valerosos cubanos fue vertida: Juan Francisco de Torres, José Antonio Mora Agüero y Duque Estarada, Mariano Benavides y Victoriano Mayedo. Otros dos fueron heridos. La tropa cubana ocasionó varias pérdidas a los lanceros del Rey a pesar de haber sido sorprendidos.
Después de esta acción, el grupo de patriotas sobrevivientes se desintegró. Algunos lograron escapar, otros se entregaron y un pequeño grupo, liderado por Joaquín de Agüero y Agüero, fue capturado por las tropas españolas. Durante el juicio posterior fueron condenados a muerte por fusilamiento y ejecutados el 12 de agosto de 1851 en la Sabana de Méndez, Camagüey.
(Redactado a partir de la información que aparece en el libro: Manatí, síntesis histórica, de Odalis Pérez, Norge Avalle y Ana Margarita López)

No hay comentarios:

Publicar un comentario